El acceso a la función pública se rige por los principios constitucionales de mérito y capacidad que, en nuestro sistema jurídico, se evalúan mediante los procedimientos de concurso, oposición y concurso-oposición.

El sistema ordinario de ingreso en la Función Pública es la oposición, que consiste en la celebración de una o más pruebas para determinar la capacidad y la aptitud de los aspirantes y fijar su orden de prelación. Tradicionalmente las oposiciones han estado identificadas con pruebas basadas en la exposición memorística de temas teóricos; sin embargo, la Oferta de Empleo Público de los últimos años proponen orientar las pruebas selectivas a la evaluación de habilidades y aptitudes asociadas a los puestos de trabajo que se vayan a desempeñar, de forma que se fomente la realización de los ejercicios de carácter práctico, los test psicotécnicos o de aptitud y los cursos selectivos.

El proceso de selección de los Administradores Civiles del Estado puede considerarse pionero en la implantación de estas técnicas de selección, pues desde sus orígenes combina la habitual valoración de conocimientos teóricos de imprescindible contenido memorístico) y prácticos, con la innovadora evaluación de otras habilidades, mediante la elaboración de un ensayo sobre temas de actualidad, que se ha convertido en una seña de identidad del Cuerpo, o la posibilidad de dialogar con el aspirante sobre el contenido de los temas expuestos en el ejercicio oral.

El proceso selectivo de los Administradores Civiles del Estado se realiza mediante el sistema de oposición para los aspirantes que se presenten por el turno de acceso libre y mediante el sistema de concurso–oposición para los aspirantes que se presenten por el turno de promoción interna. En ambos casos, la superación de estas fases franquean el acceso a un curso selectivo, previo a la obtención de la condición de funcionarios de carrera.

La calificación final del proceso selectivo vendrá determinada por la suma de las puntuaciones obtenidas en cada fase y en el curso selectivo. En caso de empate el orden de prelación se establecerá atendiendo a los siguientes criterios:

         - Puntuación obtenida en el curso selectivo.

         - Puntuación obtenida en el tercer, primer, cuarto y segundo ejercicio, por este orden.
                 © CopyRight CETAP